El uso de Twitter y Facebook y su impacto en la imagen profesional

La tecnología puede ser peligrosa cuando no se usa correctamente, y puede ocasionar graves e irreversibles daños en la imagen profesional

La tecnología avanza a pasos agigantados que parece que hay ocasiones en las que nos rebasa y come. Surgen nuevos medios, mejores formas de estar en contacto con nuestro mundo y de entenderlo aún más.

Sin embargo, la tecnología puede ser peligrosa cuando no se usa correctamente y puede ocasionar graves e irreversibles daños en la imagen profesional, cuyas fatídicas consecuencias podrían enterrar las oportunidades laborales y la reputación de una persona y/o empresa.

Sigue leyendo

Publicado en Imagen empresarial | Deja un comentario

¿Cómo vestir formal si no tengo dinero?

Hay trajes de todas clases y todos precios, así como camisas, corbatas y zapatos que temporalmente ayudan a tener una imagen ejecutiva profesional positiva

“No necesito usar traje para trabajar” “Tampoco estar sonriendo todo el día para vender mis productos”, dicen aquellos que no le tienen fe a la imagen, quizá más por desconocimiento que por apatía, tal vez porque algunas personas la han mitificado más en las apariencias que como herramienta útil para comunicar una o más cualidades.

Estas personas en parte tienen razón y en parte no. Todos los seres humanos tenemos la capacidad de hacer prejuicios de otros y de las cosas; tenemos la inteligencia para preferir aquello que nos conviene por encima de lo que no, lo que cuesta menos de lo que cuesta más, pero, también, debemos de considerar que lo agradable a la vista genera un “click” casi inmediato en los demás.

Sigue leyendo

Publicado en Imagen empresarial | Deja un comentario

Ventas ganadoras con imagen

El error muchas veces está en que se descuida la capacitación en ventas con el plus de la imagen personal. Y gran parte de la clave para hacer ventas ganadoras depende de lo que el vendedor comunica al cliente

Los grandes corporativos se adueñan de gran parte del mercado. Su fuerza de ventas es como un monstruo de mil cabezas que se come a puños todo lo que se le pone frente.

Las pequeñas y medianas empresas se ven muchas veces rebasadas por estas y no logran entender aún por qué. Su capacidad de reacción es lenta y algunas abandonan la carrera. Algunos piensan que es el producto y le hacen miles de mejoras, pasan por otros miles controles estrictos de calidad, perfeccionan y hacen más rápida la entrega, le dan más capacitación técnica a su fuerza de ventas pero no logran hacerle competencia como quisieran a los grandes.

Sigue leyendo

Publicado en Imagen empresarial | Deja un comentario

Tu imagen personal ¿Ofrece mucho u ofrece poco?

Si no sabes qué comunica tu imagen personal, la controlas menos y, por consiguiente, reconoces que no estás ofreciendo nada

¿La gente físicamente más atractiva genera más confianza? ¿Es verdad que la gente con sobrepeso es más agradable que los delgados? ¿Las rubias son menos inteligentes que las morenas?

La imagen física, considerando el lenguaje corporal como una parte vital de ella, representa el 92% del total de tu imagen pública. Es ella la que envía mensajes positivos “invisibles” que a los demás les dice: “Te caeré bien, acércate a mi” “Soy confiable, ya verás que sí” “Soy inteligente y además, lo parezco” “Soy su mejor opción, por eso tienes que comprarme lo que te ofrezco”.

O quizá envíe mensajes negativos “invisibles” como: “No te me acerques” “Quiero tu dinero y acabar con tu confianza” “No soy apto para ese puesto” “Soy agresivo, y…” “No me interesa para nada este cliente”.

La diferencia entre unos y otros radica en la capacidad y, desde luego, la habilidad, sabiendo a conciencia qué comunica tu imagen personal para poder administrarla mejor y poder ofrecer algo más que una simple bonita cara.

Si no sabes qué comunica tu imagen personal, la controlas menos y, por consiguiente, reconoces que no estás ofreciendo nada.

Analicemos por un momento lo que ocurre con los productos que tienen mucha demanda y sus volúmenes de venta son extraordinarios. Para llegar ahí, tuvieron que invertir dinero, puede ser mucho o poco, no lo sabemos, para ofrecer una imagen atractiva tanto adentro como afuera.

Lo mismo pasa con los restaurantes que son todo un éxito. La gente valora precio, calidad, y digo calidad en serio y no nada más como adorno de la pared, y servicio. Esos lugares, muy pocos lamentablemente, tienen mucho que ofrecer y por ello la gente acude regularmente a ellos.

Todos confiamos más rápidamente en aquello que es agradable a nuestros sentidos y rechazamos lo que no nos gusta. Y esto es parte de la naturaleza humana.

Sin embargo, la imagen personal debe irse puliendo para que cada vez sea más agradable a los ojos de los demás. Estacionarse ahí o conformarse con lo que se ha logrado hasta ese momento, lo único que hace es que tu imagen pierda interés de los demás.

¿Cómo puedes ir puliendo tu imagen personal cada vez más?

  1. Identificar tu estilo de vestimenta personal y el estilo de vestimenta que debes usar en la empresa en la que trabajas.
  2. Saber tus proporciones corporales para comprar las prendas que más te favorecen.
  3. Conocer los colores que mejor te combinan y su significado.
  4. Administrar y organizar mejor el guardarropa.
  5. Elegir las prendas más adecuadas de acuerdo a la ocasión –negociación, mejorar el puesto y sueldo, contratar nuevo personal, capacitar colaboradores, etc.-
  6. Combinar las prendas casuales con prendas del estilo, así como las formales

Si quieres seguir aprendiendo más cómo perfeccionar tu imagen personal, no dejes de asistir a nuestro próximo seminario de Imagen masculina y femenina, el cual inicia el próximo 22 de agosto.

Es una gran oportunidad para poder mejorar la percepción que otros tienen de ti y tus posibilidades de crecimiento y éxito.

Publicado en Imagen empresarial | Deja un comentario

El uso del messenger y la imagen profesional

El uso del messenger en la oficina debe limitarse solamente a asuntos pertinentes al trabajo y no a socialzar con colegas, ver planes para el fin de semana, ligar o discutir con otros

Cuidar la imagen profesional en los centros de trabajo es siempre importante, aunque muchas veces se piensa que no es necesario porque creemos que nadie nos está observando.

Muchos creen que el lugar donde trabajan es una extensión de su casa y pueden vestirse, comportarse, hablar y hacer lo que se les venga en gana.

Pensar así, es pensar a corto plazo, sin considerar las circunstancias que podrían reducir o quizá acabar con las posibilidades de ascenso o crecimiento profesional. Lamentablemente, cada vez hay más casos de personas con un futuro promisorio, con inteligencia y talento comprobados pero su comportamiento no está a la altura su puesto.

El uso del Messenger en la oficina debe limitarse solamente a asuntos pertinentes al trabajo y no a socializar con colegas, ver planes para el fin de semana, ligar o discutir con otros. Y no es una cuestión de ser rígido o “cuadrado” sino que cuidar y limitar su uso hace que haya más productividad en la empresa.

El Messenger se ha convertido en la herramienta perfecta para perder vocabulario y cometer graves faltas de ortografía, ya que algunos piensan que el “emoticon” va a “salvarlos”. Y más allá de esto, es lamentable darse cuenta como hay profesionales que ostentan grados de maestría y doctorado, incluso en universidades del extranjero, y no saben escribir un correo electrónico.

En algunas empresas, el uso del Messenger está totalmente restringido, precisamente para evitar que la gente que ahí labora se distraiga. Otras empresas aún no lo hacen, pero están en proceso de hacerlo, ya que aparte de que la gente invierte demasiado tiempo ahí “para socializar”, está comenzando a dañar su imagen institucional.

¿Y cómo dañan su imagen institucional con el uso del messenger?

Mucha gente no sabe que sus conversaciones se quedan almacenadas en los servidores de la compañía donde laboran y se puede tener acceso a ellas para conocer de qué asuntos hablan. Más que por prohibición muchas de ellas lo hacen por seguridad.

Imagina a un empleado que está enojado con su jefe y está contra su empresa, por Messenger podría filtrar datos o información confidencial que pudieran ser vitales para la vida de la empresa.

Otra forma en cómo se podría dañar la imagen institucional es cuando varias personas se unen en una sola conversación para hablar “pestes” de una persona que pudiera ser un compañero, el jefe o hasta un cliente.

Creo que sería muy bueno impartir a las empresas un curso específico sobre el uso del Messenger así como de otras herramientas. Hacer que todos los colaboradores compartan esto ayudaría a la empresa a tener una mejor imagen pública y que éstos tengan una imagen profesional más coherente con lo que dicen que son pero muchos clientes aún no les compran la idea.

Publicado en Imagen empresarial | Deja un comentario