La primera dama de la moda

Michelle Obama refleja la imagen de una primera dama de Estados Unidos pero imprimiéndole su personalidad. Le gusta la ropa sencilla, que puede abarcar una bolsa de gala que cueste cinco mil dólares, hasta camisetas de GAP de 20 dólares

el universal

Michelle Obama se ha posicionado como un icono del estilo, gracias a su guardarropa elegante y sofisticado.

Es muy probable que desde Jackie Kennedy ninguna otra primera dama de Estados Unidos haya despertado tanta expectación con su forma de vestir como ahora lo hace Michelle Obama, quien estará de visita en nuestro país a partir de hoy y hasta el próximo jueves 15 de abril.

El aspecto de Michelle ha ido evolucionando hasta convertirse en sinónimo de sofisticación, sobre todo, desde que su esposo, Barack Obama, ganó las elecciones en noviembre de 2008. Sin duda, ese momento es recordado como uno de los puntos claves en el estilo de la abogada de profesión y que ayudaron a posicionarla como un icono de la moda contemporánea; Michelle eligió un vestido negro con rojo de Narciso Rodriguez que ponía de manifiesto su pasión por la ropa de diseñador, pero desde una perspectiva mesurada.

Poderío femenino

Esta mujer, de 46 años, sabe llamar la atención a través de su apariencia y de sus elecciones de vestuario. La clave de Michelle LaVaughn Robinson Obama -su nombre de pila- reside en la habilidad que posee para armar un look que incorpora elementos de alta moda -piezas de firmas que se caracterizan por sus diseños alternativos como Alexander McQueen, Rodarte, Junya Watanabe y Comme des Garcons- con el estilo ladylike, el cual resalta por medio de vestidos en línea A, faldas con un toque de volumen y chaquetas acinturadas.

Sus armas letales son los estampados (casi siempre florales); las tonalidades de rosa, naranja, verde, morado y el infaltable negro; así como el uso de accesorios que incluyen joyería -sobre todo, perlas y diamantes-, prendedores, cinturones y zapatillas de tacón bajo.

Este conjunto de ingredientes le ha valido el reconocimiento de revistas como Vogue y Vanity Fair, que la han añadido en sus listas de las mujeres mejor vestidas; de hecho, la edición estadounidense de Vogue acaba de presentarla como una de las más estilosas de la semana, gracias a un atuendo de lunares, otra vez, de Narciso Rodriguez.

Pero el modisto de origen cubano no es el único favorito de Michelle, también se encuentran nombres de la talla de Azzedine Alaina, Isaac Mizrahi, Michael Kors, Moschino, Thakoon y Jason Wu. Estos dos últimos creativos han adquirido un mayor renombre desde que la esposa del presidente de EU ha aparecido en actos públicos luciendo sus femeninas creaciones.

La reina Midas de lo chic

Tener como maniquí a Michelle significa el éxito asegurado para cualquier modisto o marca de ropa, ya que sus ganancias se ven incrementadas considerablemente. A la señora de Obama le gusta unir prendas costosas con otras de menor precio, provenientes de cadenas de tiendas como GAP, H&M y J. Crew.

Cuando apareció en el programa de Jay Leno, Tonight Show , dijo que estaba vistiendo un cárdigan que había adquirido en la tienda online de J. Crew. El artículo se convirtió en el más buscado de la página y el tráfico del sitio aumentó un 64%. La compañía hizo público su agradecimiento con la primera dama.

Christophe Boorke, de la marca Basso&Boorke, comentó que “vestir a Michelle Obama resultaba mejor que vestir a Madonna”. Para los dictadores de tendencias, posicionar sus prendas en el atlético cuerpo de Michelle puede resultar hasta el pináculo de su carrera.

Bajo la lupa

Para los asesores en imagen pública tampoco ha pasado desapercibida la la primera dama de Estados Unidos. Coinciden en que ella es una mujer distinguida pero que al mismo tiempo se mantiene natural y auténtica.

Mary Vázquez Guízar, directora de cuentas de Sinergía 7, por ejemplo, considera que ella es “elegante pero al mismo tiempo busca innovar y marcar tendencia.

“Tiene una apariencia relajada hasta en los momentos protocolarios más complicados, a los que asiste con ropa de un excelente gusto y refinamiento.

“Ha tenido algunos excesos, pero ha aprendido bien la lección y este será un gran año. En cuestión de imagen pública ha sido inteligente y encantadora, tiene un estilo honesto y mucho talento para elegir vestidos contemporáneos”.

Por su parte, Eric Olavarrieta, consultor de la empresa Actitud es Imagen, considera que Michelle es una mujer segura, relajada y ecuánime.

“Refleja la imagen de una primera dama de Estados Unidos pero imprimiéndole su personalidad. Le gusta la ropa sencilla, que puede abarcar una bolsa de gala que cueste cinco mil dólares, hasta camisetas de GAP de 20 dólares”.

Esta entrada fue publicada en Actitud es imagen en la empresa. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La primera dama de la moda

  1. Eugenia dijo:

    Una entrada muiy interesante, a la par que curiosa. Me gusta mucho cómo has expuesto la información y los datos y opiniones que das son muy certeros. GRacias por compartir la información con todos y todas. un salduo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *