Contratar por actitud y despedir por actitud

Una persona con actitud positiva es absolutamente responsable de su vida. Sabe perfectamente qué es lo que quiere, conoce lo que ama y en consecuencia lo disfruta.

El futuro de las empresas dentro de poco tiempo será la de contratar a sus empleados por actitud y no tanto por aptitud. De esta manera, las empresas estarán orientadas a ser de excelencia al contratar a personas con actitud positiva, es decir, con capacidades emocionales y de salud mental que se relacionen con su misión, visión, valores y filosofía organizacional.

Jack Welch, ex – presidente y CEO de General Electric, en una de sus últimas conferencias decía que es necesario que las empresas retengan a sus mejores empleados, desarrollne a los que tienen potencial y olvidarse por completo de los empleados con actitud negativa.

Aplicadas estas palabras a la situación que se vive en México, laboralmente hablando, es que la tendencia apunta a que las empresas contratarán a sus empleados por actitud y los despedirán por actitud. Incluso algunas de ellas están reduciendo considerablemente su número de empleados al punto de quedarse únicamente con su personal directivo, mientras que todos los demás serán contratados por outsourcing.

Considero que la diferencia entre las personas con actitud positiva, actitud neutra y actitud negativa, varía en cuanto a la percepción que tengan de si mismos, así como la forma en cómo es su autoimagen y la reflejan al exterior.

Una persona con actitud positiva es absolutamente responsable de su vida. Sabe perfectamente qué es lo que quiere, conoce lo que ama y en consecuencia lo disfruta. Es proactivo y no reactivo.

Una persona con actitud neutra tiene arraigado a su “psique” un paradigma en el cual necesita de la motivación exterior para actuar positivamente. Son dependientes emocionales y su éxito precisamente depende de otras personas, como por ejemplo que su jefe esté de buen humor o que los clientes les hablen bonito.

Una persona con actitud negativa no está a gusto con su vida y con todo lo que ocurre alrededor de ésta. Vive aprisionada en su egocentrismo lo cual le hace ver todo mal menos a si misma. Terrible error.

A nivel empresarial, México necesita de mejores empresas y éstas necesitan de mejores empleados. Las organizaciones que logren entrar a ese nivel, difícilmente saldrán de él, y obligarán a que sus colaboradores, como embajadores de su imagen, se comporten a la altura de lo que dueños, accionistas, proveedores y clientes esperan de la empresa.

Esta entrada fue publicada en Imagen empresarial. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Contratar por actitud y despedir por actitud

  1. KARLA LÓPEZ dijo:

    ME GUSTARÍA SABER SOBRE LOS CURSOS DE LENGUJE CORPORAL O IMAGEN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *